Mi experiencia en Canadá-Elisa Valles

La mejor experiencia que he tenido hasta el momento es haber viajado a Canadá. Fue una experiencia única.

Debo admitir que tenía miedo de ir, ya que sólo tenía 16 años y no conocía absolutamente a nadie. Pero gracias a que conocí muchas personas de diferentes partes del mundo me dí cuenta que el miedo no existe. Había muchas diferencias entre cultura y cultura, pero gracias a eso aprendí a valorar todo lo que tengo; a todas las personas que forman parte de mi vida, así como a mi querido país. Todos teníamos algo en común: estábamos viviendo una de las mejores experiencias de nuestras vidas.

No todo fue perfecto, también tuve dificultades como perderme en la ciudad debido a que había tomado el bus equivocado, pero gracias a este suceso me dí cuenta que Montreal es definitivamente especial, todas las personas me ayudaron a llegar a mi homestay. Me dí cuenta que las personas en Montreal son amables, solidarias, respetuosas, tienen forjados todos los valiosos valores del ser humano.

Se terminó mi viaje pero no se terminaron mis amistades ni las ganas de seguir conociendo otros países.

Me enamoré tanto de Canadá que este año regresé y seguiré regresando porque especialmente Montreal es una ciudad mágica.

 

Mi experiencia en Canadá

Desde que era una niña recuerdo haber tenido la idea de que algún día estudiaría en el extranjero. No recuerdo cómo es que una idea así se originó en mi mente, pero sé que desde entonces me fui preparando para lograrlo.

Cuando supe que la universidad en la que estudiaba en México tenía acuerdos de movilidad estudiantil con otras universidades en el extranjero, no dudé en acudir a las ferias de intercambio académico. Las opciones eran infinitas: decenas de universidades en tantos países de los cinco continentes, ¿cuál elegir?.

Comencé a investigar sobre las universidades y países potenciales. Aunque sabía que todas las opciones significaban para mí la posibilidad de cumplir mi sueño, al ver los pros y contras de cada una de ellas, la Universidad de Trent en Canadá comenzó a ocupar los primeros lugares en mi lista.

Estudiar un semestre en Canadá comenzó a parecer la mejor idea al darme cuenta que era un país geográficamente cercano a México, por lo que llegar ahí no sería tan complicado ni tan costoso. Además, había escuchado que la calidad de vida era muy buena y que Canadá era un país seguro, algo muy importante para mí pues era la primera vez que me alejaría de mi familia para vivir sola. Otro punto a favor era que yo estudié inglés y francés, por lo que al ir a Canadá podría practicar y mejorar ambos idiomas (¡bien, dos pájaros de un solo tiro!).

Todo parecía ir viento en popa para mi plan, solo que había un pequeño problema: “¿Y cuánto me va a costar?”, preguntó mi papá. ¿Dinero?, ¡claro!, yo nunca me había puesto a pensar en eso: avión, comida, renta, libros… ¡y en dólares!. Debía haber alguna manera o algo más barato, así que acudí a la oficina de intercambio de mi escuela para solicitar información sobre otras universidades, tal vez en América Latina sería mas barato.

Debo confesar que ya me había hecho a la idea de ir a Canadá, así que me sentía un poco decepcionada de no poder hacerlo. Creo que en la oficina de intercambio notaron mi desánimo, pues de pronto, la consejera estudiantil me dijo : “si quieres ir a Canadá, puedes obtener una beca ELAP.” ¿Qué?, ¿beca?, ¡Claro!, ¿Cómo no lo pensé antes?. El gobierno de Canadá ofrece becas para cursar estudios de intercambio de 4 a 6 meses a través del programa Líderes Emergentes en las Américas. El trámite fue muy sencillo y finalmente obtuve el apoyo económico que necesitaba para lograr mi objetivo.

Mi estancia en Canadá fue increíble, el aprendizaje a nivel académico y la experiencia de vivir en la sociedad canadiense superaron mis expectativas. Conocí a personas de todo el mundo y viví experiencias que nunca imaginé. Podría entrar en detalles pero sé que muchos de los miembros de CANIM  que han tenido esta experiencia saben a lo que me refiero y estarán de acuerdo en que no hay palabras suficientes para describirlo (o bien, se podría escribir un libro entero de aventuras en Canadá).

Estudiar en Canadá es una experiencia única que no podemos contarte, es algo que tienes que vivir tú mismo. Te invitamos a acercarte a nosotros y atreverte a vivir la “Canadian experience”.

Alma Quintero

Directora de Asuntos Públicos CANIM

Trent University, Invierno 2011.

 

Mi experiencia en Canadá-Angélica Mejía

Quisiera empezar diciendo que haber tenido la oportunidad de estudiar en Canadá amplió mis perspectivas de lo mucho que puedes hacer en ese país. Como parte de un intercambio en el programa MBA que acabo de concluir, viví 4 meses en Quebec City,  cursando 4 materias en la Universidad Laval. Escogí esta parte de Canadá para obligarme a practicar el Francés que hacía mucho lo había estudiado y que francamente se me estaba olvidando.

Cuando escogí la Universidad, me enfoqué en 3 cosas que quería hacer: Estudiar, Hacer deporte y Viajar. Y puedo decir que Quebec cumplió mis expectativas. Laval, tiene un programa universitario y de posgrado muy amplio, donde es el alumno el que decide cuál es su límite. La escuela tiene una rama de investigación bastante interesante sobre todo en temas de minería y sustentabilidad. Yo estuve en la facultad de Administración enfocándome en marketing y desarrollo de nuevos negocios. La escuela está muy bien organizada en  cuanto a clubes de estudio, programas para emprendedores y lo que necesitas para hacer networking. Todo está ahí, solo necesitas aceptar el reto.

Laval tiene excelentes instalaciones deportivas. En verdad quedé sorprendida ya que prácticamente puedes practicar cualquier deporte de verano o de invierno. El clima no es pretexto para mantenerse en forma, nunca me aburrí! La provincia de Quebec es ideal para hacer actividades al aire libre en cualquier parte del año. Bosques, ríos, lagos…todo lo que quieras!, en verdad no hay excusas para quedarte sin hacer nada. Todo está relativamente cerca y la escuela organiza excursiones a precios muy accesibles. Tuve la oportunidad de viajar y conocer las ciudades cercanas, Ottawa, Toronto, Montreal y por su cercanía a los Estados Unidos, aproveche para conocer Boston y Nueva York. Ya sea con amigos rentando un auto o con las organizaciones estudiantiles, existen facilidad para moverte en la zona y conocer lugares increíbles.

Quebec y la Universidad Laval me permitieron disfrutar al máximo mi intercambio. Los Quebecois son muy amables y atentos, se preocupan por hacerte sentir bien. De igual forma tuve la oportunidad de conocer personas de diversos países, principalmente Francia y Bélgica. Justo con ellos pude aprender sobre su cultura y mostrarles más sobre México, mediante un concurso de Gastronomía Intercultural (el cual por cierto gane!!) y también un concurso de Fotografía. Es seguro que de esta experiencia me llevo amigos para toda la vida.

Ahora puedo decir que Quebec se ha convertido en una de mis ciudades preferidas, Tanto que en el último año la he visitado 3 veces para poder disfrutar de todas las estaciones del año. He tenido la oportunidad de disfrutar las actividades de nieve, el sol del verano y el espectacular otoño Canadiense.  No descarto poder regresar en el futuro. Creo que Canadá es un país lleno de oportunidades y que últimamente ha fortalecido la cooperación bilateral con nuestro país. Así que hay que aprovechar!

Angélica Mejía Rodríguez

MBA – MEDE Candidate 2013-2015